Compartir es vivir

Hoy quiero hablaros de una etapa de la lactancia, una etapa que no nos planteamos hasta que llega, ‚Äúel destete‚ÄĚ y en la cual me encuentro.

La Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) recomienda mantener una lactancia materna (LM) de forma exclusiva hasta los 6 meses de edad del beb√© y continuar con ella (de forma no exclusiva), m√≠nimo, hasta los 2 a√Īos de edad. El m√°ximo se suele decir que sea hasta que la mam√° o beb√© lo deseen, pero lamentablemente esta decisi√≥n no suele ocurrir por parte de los dos a la vez.

Hay muchos tipos de destete: natural, elegido por el bebé, y parcial.

El destete, es un proceso por el que se sustituye la leche materna por f√≥rmula infantil (FI) exclusivamente, si es menor de 6 meses; por FI y otros alimentos si tienen entre 6-12 meses (mejor FI tipo 1 que la de tipo 2); y por leche de vaca (no es imprescindible sustituirla por este alimento, tampoco por las de crecimiento o FI tipo 3) y otros alimentos si es mayor del a√Īo.

Por lo tanto, la leche materna es fácil de sustituir; pero sustituir el vínculo afectivo que nos proporciona la lactancia, ahí ya entramos en palabras mayores.

Este tipo de destete puede ser vivido de forma muy diferente de una mujer a otra. Existen un sinfín de razones o situaciones que nos empujan a destetar. Generalmente, suele iniciarse por cansancio o por situaciones personales, laborales, médicas…, pero que, para la gran mayoría de las madres, llegado el caso, suele ser un momento que suscita dudas, preocupación, culpabilidad, dolor y tristeza. No nos olvidemos que es un proceso de duelo.

Nos da miedo equivocarnos, que no duerman si les quitamos su teta; hacerles da√Īo de manera emocional al privarles de algo que tanto anhelan y que les aporta seguridad; romper ese v√≠nculo afectivo que proporciona la lactancia con nuestros hijos, esa conexi√≥n, ese momento de intimidad con ellos y, por supuesto, ese sentimiento de culpa nos acompa√Īa en el proceso haci√©ndonos sentir ‚Äúmalas madres‚ÄĚ o ego√≠stas por hacerlo. Es m√°s, una vez tomada la decisi√≥n, no es extra√Īo experimentar arrepentimiento, incluso aunque la decisi√≥n haya sido exclusivamente nuestra.

El destete forma parte de la lactancia. Todas las madres lactantes vamos a pasar por √©l y no es m√°s que la etapa final de un proceso. Este periodo ser√° m√°s o menos largo seg√ļn nuestras preferencias y necesidades.

Cuando las madres comienzan a trabajar, es posible que se d√© un destete parcial o diurno. El beb√© aprende a dormir cuando no est√° ella y a mamar con m√°s frecuencia cuando aparece o por la noche. Se puede dar el caso de iniciar solo un destete nocturno y este es muy habitual a partir del a√Īo de vida del beb√©.

No obstante, cada mujer deber√≠a poder elegir cu√°nto tiempo quiere amamantar, sin presiones ni juicios de valor que nos lleguen desde nuestro entorno. Es muy importante tener claro los motivos por los que queremos finalizar o modificar nuestra lactancia y que esta decisi√≥n no est√© tomada por presiones derivadas de la sociedad, familia, profesionales sanitarios‚Ķ Debemos intentar tener claros nuestros sentimientos y saber diferenciar nuestros deseos de las opiniones exteriores, que son solo eso, opiniones, que, por supuesto, muchas veces ni siquiera hemos pedido y que escucharlas, no solo no nos hace ning√ļn bien, sino que nos generan m√°s dudas y m√°s emociones enfrentadas de las que ya tenemos, ¬Ņno cre√©is?

Tenemos que prepararnos para sentir y expresar emociones con las que tal vez no nos sentimos muy cómodas. Es importante hablarlo en voz alta y no guardárnoslo para nosotras mismas. Escuchar vivencias similares de otras madres, nos puede proporcionar paz interior en este momento y ayudarnos a sentirnos mejor, puesto que percibimos que no estamos solas en esta situación.

¬†El destete, aunque haya sido decisi√≥n por parte de la madre, es cosa de dos. Cuando el ni√Īo es un poco m√°s mayor (entre 1-2 a√Īos de edad), es muy posible que no quiera destetarse y si hablamos de mayores de 2 a√Īos, no lo van a permitir sin oponerse (doy fe de ello). Debemos hablar con ellos, escuchar sus sentimientos y validarlos, no ignorarlos.

Hay que buscar otras maneras de relacionarnos fuera del v√≠nculo madre-teta-beb√©. Mostrar afecto, cari√Īo, amor y consuelo de otra forma, buscando otros momentos de intimidad. Hay multitud de maneras de hacerlo (besos, abrazos, cosquillas, caricias, cantar, bailar, leer cuentos‚Ķ) y, aunque al inicio pueden no entenderlo o no estar muy convencidos de decir adi√≥s a su querida teta, acabar√°n acept√°ndolo y nosotras sinti√©ndonos mejor.

A pesar de ser profesional de la salud, asesora de lactancia y haber acompa√Īado a un mont√≥n de madres en su etapa final de lactancia en consulta, talleres y asesor√≠as individuales; ahora que llevo meses vivi√©ndolo en primera persona, debo decir que es mucho m√°s dif√≠cil y doloroso de lo que me pensaba y de lo que los libros, mi carrera profesional y mi experiencia laboral me han ense√Īado. Realmente no me imaginaba lo que se siente hasta que lo he tenido que experimentar en mi propia piel. Por eso, mi mayor respeto, admiraci√≥n y consuelo para todas las madres que est√©is o pens√°is adentraros en este proceso de destete.

Volviendo a la materia. Es importante que el lactante o ni√Īo no se sienta rechazado.

Es recomendable evitar cualquier otra experiencia dif√≠cil al mismo tiempo para el lactante o ni√Īo, como, por ejemplo, la llegada de un hermano, un cambio de habitaci√≥n, la entrada a la escuela infantil o colegio‚Ķ

Por todo ello, hay que poner en marcha diferentes estrategias para facilitar el proceso.

*TIPOS DE DESTETE DIRIGIDOS POR LA MADRE:

– DESTETE PROGRESIVO O GRADUAL:

  • Se trata de ir sustituyendo progresivamente las tomas de pecho por formula infantil y/o alimentos, teniendo en cuenta la edad del beb√© como hemos hablado anteriormente.
  • Se comienza retirando poco a poco de forma gradual cada una de las tomas del d√≠a en el pecho (tiempos seg√ļn el caso), hasta retirarlas por completo.
  • Las tomas de la ma√Īana y la noche (ambas o solo una de ellas) se pueden mantener en el tiempo como √ļnica opci√≥n de lactancia materna hasta retirarla para siempre completando el destete total.
  • Con este tipo de destete m√°s gradual, poco a poco, el beb√© se va adaptando a la nueva situaci√≥n.
  • Hay que prestar atenci√≥n a las se√Īales del beb√©. Si notamos que su comportamiento cambia, quiz√° nos est√© indicando que vamos muy deprisa.
  • Hay que evitar posibles molestias en el pecho, como obstrucciones, mastitis‚Ķ Lo ideal si nos vemos molestas y con el pecho muy congestionado, es ir extray√©ndose un poco de leche de manera manual (si es posible) o con la ayuda de un extractor, lo justo y necesario para sentirnos c√≥modas y destensar la mama. En este caso, la producci√≥n de leche ir√° disminuyendo seg√ļn vayamos ofreciendo menos el pecho al beb√©.

DESTETE DE EMERGENCIA O BRUSCO:

  • Se sustituyen de todas las tomas de pecho por leche de formula y/o alimentos seg√ļn la edad del beb√©.
  • Puede generar m√°s estr√©s por parte del beb√© y la madre.
  • Pueden surgir problemas digestivos por el cambio brusco de alimentaci√≥n
  • Mayor probabilidad de complicaciones en los pechos, mastitis, obstrucciones‚Ķ
  • Repercusi√≥n emocional en el beb√©. El descenso brusco de prolactina puede asociarse con una relativa depresi√≥n en la madre.

 

 

¬ŅY t√ļ? ¬ŅC√≥mo te has sentido? Te leo.

 

Para saber todo lo que necesitas saber sobre la lactancia materna y destete de nuestro bebé , pulsa aquí.


Compartir es vivir